La educación en línea llegó para quedarse, es una tendencia que va en crecimiento y no se detendrá, ya que va a la par con el ritmo de vida que tiene la sociedad actual. Además, existen datos que respaldan esta realidad: según cifras emitidas por Virtual Educa (una iniciativa que apoya la innovación educativa originada por la OEA), el 96% de los programas académicos en Estados Unidos y Europa ya son virtuales.

Si te llama la atención comenzar tu preparación académica con la Universidad en línea SEP, pero no te sientes seguro por temor a que el título no sea válido, que no llegues a aprender nada, o te dijeron que deberás pasar todo el día leyendo, no dejes de leer este artículo.  Dejaremos los mitos a un lado y te explicaremos por qué comenzar tu carrera online.

 

Quizás te interese saber: ¿Qué ventajas tiene estudiar una licenciatura en línea?

 

Rodeados de mitos

 

Comer zanahorias mejora la vista, si te sacas una cana te salen dos, durante el embarazo no se puede teñir el cabello, comer chocolate produce acné. Sin que nos demos cuenta hemos estado rodeados de mitos a lo largo de nuestra vida y en muchas ocasiones adaptamos nuestro estilo de vida a obedecer lo que estos dictan.

Ventajas de Estudiar en Línea

Te contamos algunos de los mitos más escuchados con respecto a la educación en línea para que despejes las dudas:

Mito: Deberás ser un experto en tecnología para acceder a la educación en línea.

Realidad: No necesitas ser un gurú de las nuevas tecnologías para iniciar tu preparación en las universidades en línea SEP.  Aunque si es necesario que tengas los conocimientos básicos para utilizar un ordenador o navegar en línea. Sin embargo, si sientes que sabes muy poco sobre computadores o utilizar una plataforma en línea, no desesperes. Así como fuiste aprendiendo a usar ese nuevo celular que tanto querías o tu nuevo computador, solo necesitas ponerte al día con tus habilidades técnicas para comenzar.

Mito: No se crean relaciones.

Realidad: Aunque sí es cierto que no estas compartiendo un lugar físico ni con tu tutor o compañeros de asignatura, si es posible ir creando relaciones interpersonales, aunque se crean de otra forma. Las aulas virtuales cuentan con foros donde es posible crear interacción a través de la discusión de un tema o realización de actividades asignadas. Del mismo modo, en ocasiones te tocará reunirte de manera online con tu equipo de trabajo asignado para hacer entrega de los proyectos de clase.

Mito: Las clases en línea son sólo lectura.

Realidad: No todos son amantes de la lectura y si este es tu caso, no te agobies. Este método involucra mucho más que leer textos en una pantalla. Podrás acceder a diverso material como presentaciones multimedia, videos, podcast, debates, entre otros.

Mito: Los estudiantes en línea son menos aplicados.

Realidad: Los estudiantes en línea están más motivados al éxito. Se estima que los estudiantes tradicionales faltan aproximadamente a 103 clases a lo largo de su carrera, siendo la razón principal: no pudieron salir de su cama. Por su parte los estudiantes en línea no requieren que alguien les tome de las manos, ellos mismos organizan su tiempo, cumplen con todas las asignaturas y aprenden, ya que lo hacen a su ritmo.

Mito: Los cursos en línea no tienen valides profesional.

Realidad: Al estudiar una licenciatura en línea tendrás, del mismo modo que en una universidad tradicional, tu título profesional el cual te acredita como un profesional. Te aconsejamos revisar las certificaciones necesarias.

Mito: No hay acompañamiento en la educación virtual.

Realidad: Si existirá un acompañamiento de parte de tu tutor, y en muchos casos la retroalimentación que se creará entre ambos es mayor a la que puedes obtener en los ambientes presenciales que se encuentran abarrotados de alumnos.

Mito: La educación virtual es de baja calidad.

Realidad: La calidad no es una asociación de la modalidad. La educación en línea dispone de las mejores herramientas y nuevas tecnologías para la preparación de los estudiantes, logrando incluso un mayor impacto en los alumnos al sentirse más motivados y con ganas de aprender. Sin embargo, la calidad del profesional depende de cada estudiante y de aprovechar estas herramientas.

Te contamos: ¿Por qué hacer una maestría en línea?

Como vemos, aunque la educación en línea sea diferente a lo que conocemos no significa que no funcione.  Es equivalente y supera en muchos aspectos a la educación tradicional. Así que no dudes e inscríbete en la carrera que siempre deseaste comenzar.