La definición de licenciado en contaduría más simple que podemos encontrar es la que nos dice que «el contador es la persona responsable de registrar los estados económicos de una empresa». Lo que la definición no nos dice es que la contabilidad es propiamente un arte que fusiona la técnica del registro contable, depurada por miles de años, con el criterio contable que surge de la combinación del conocimiento, la experiencia y la práctica de esta indispensable disciplina.

 

1. ¿Basta con que el contador sepa de contabilidad?

El contador es un profesional que requiere, para ejercer adecuadamente su oficio, dominar muchas áreas además de la técnica contable. Debe tener, al menos, firmes bases económicas, financieras, legales y fiscales, pues en sus manos recae la responsabilidad de mostrar el estado económico que guardan las empresas en todo momento dentro de un marco legal específico.

Además, el ambiente dinámico siempre cambiante en el que el contador se desenvuelve exige de su constante actualización por lo que, esta profesión, jamás se verá estancada.

 

2. ¿Por qué es importante el contador en las empresas?

El papel del contador no se limita tan solo a presentar a los socios y directivos de las organizaciones el estado económico que estas guardan. La información que la contabilidad genera es la misma que se entrega a las autoridades fiscales para determinar el monto de los impuestos a pagar.

Es también la misma que se entrega a los bancos cuando se requiere de un préstamo y otros servicios bancarios, la que se usa para la contratación de un seguro, para determinar la carga social de la empresa y sus pasivos laborales y muchos otros elementos financieros indispensables para el cumplimiento de los fines de la organización.

Una mala gestión contable ocasionará seguramente que la empresa reciba sanciones económicas por parte de las autoridades debido al incumplimiento de obligaciones o a la inexactitud de la información presentada. Este será, en todo caso, el menor de los problemas, pues la información contable incorrecta, provocará que la directiva tome decisiones equivocadas o a destiempo, cuyos resultados distarán mucho de ser los deseados.

 

¡Suscríbete a nuestro blog!

Obten más artículos como este en tu correo electrónico

3. Estudiar contabilidad

En la actualidad, estudiar contabilidad se puede hacer tanto de forma presencial en un aula, así como totalmente en línea. Los modernos métodos educativos disponibles a través de la tecnología permiten que los interesados cursen sus estudios de la forma que más les convenga con la misma eficacia. Así que, sea cual fuere el método de estudio por el que te decidas, obtendrás el mismo nivel de preparación y conocimientos.

Por otra parte, la enorme interrelación que existe entre las distintas disciplinas financiero-administrativas y las contables exige que los no contadores también cuenten con sólidas bases de contabilidad para ejercer adecuadamente su especialidad. Para conseguirlo y mantener los conocimientos siempre actualizados, los métodos educativos en línea son una excelente alternativa.

 

También te puede interesar: Así puedes facilitar tus estudios de contabilidad gracias al uso de sistemas actualizados.

 

La contabilidad moderna utiliza, además, potentes sistemas computarizados que le ayudan a registrar la información generada por la actividad de la empresa. Conocer la lógica con la que estos sistemas funcionan y saberlos operar es indispensable para el contador moderno.

Las herramientas contables basadas en la tecnología se perfeccionan día con día en la medida que esta avanza y, por ello, el contador moderno debe mantenerse siempre al día en cuanto al uso y alcance de este tipo de instrumentos.

Grande o pequeña, simple o compleja, toda organización requiere los servicios de un contador que mantenga el orden de la información financiera para cumplir con las obligaciones fiscales y permita a la dirección tomar las mejores decisiones.

 

Conoce más de nuestros programas académicos y estudia 100% en línea.