Si has pensado en ingresar a una licenciatura en línea o ya estás inscrito en una, es necesario que te preguntes cuáles son las habilidades personales que requieres para lograr el éxito. Aunque estudiar una carrera en línea puede traer muchos beneficios, sobre todo para aquellas personas que trabajan y quieren estudiar al mismo tiempo, también conlleva algunos obstáculos o retos que debes afrontar. Por ejemplo: ¿cómo ser disciplinado cuando nadie te está viendo?

Es cierto que en un esquema de educación tradicional el profesor funge un papel más activo y, el estudiante, idealmente, dedica casi todo su tiempo al estudio. Ello simplifica en cierta medida el compromiso del estudiante y la disciplina que dedica a estudiar; sin embargo, esto no quiere decir que al estudiar en línea sea imposible llevar un orden y control de las asignaturas.

Estudios en línea: 5 claves para ser disciplinado

A continuación te enumeramos 5 consejos que te ayudarán a ser más disciplinado a la hora de estudiar.

1. Plantéate si lo que estás haciendo tiene un sentido para ti

Esto no tiene que ver exclusivamente con la motivación, sino más bien con las razones específicas por las que decidiste estudiar una licenciatura en línea. Cuando los motivos tienen que ver con satisfacer a alguien más o en verdad no estás convencido de por qué elegiste ese camino, es probable que te desanimes o, a largo plazo, abandones.

2. Gestiona tus tiempos y evita postergar actividades

Los imprevistos ocurren, es cierto, pero no son justificación para dejar de cumplir o postergar indefinidamente una tarea. Procura mantener todas tus actividades (laborales, personales y escolares) calendarizadas para así llevar un orden. Si estableciste en tu agenda que dedicarías dos horas al estudio, debes cumplirlas.

Asimismo, recuerda asignar un tiempo para leer e investigar por tu cuenta, porque, cuando estudias en línea, ser autodidacta es un requisito.

 

Estudios en línea: 5 claves para ser disciplinado

 

El principal enemigo de la disciplina es la postergación. Es preferible que, a la hora de poner un pretexto para no estudiar, pienses al mismo tiempo una contra excusa que te haga continuar. ¿No harás la tarea porque el profesor no subió la lectura para hacerla? Tú puedes buscarla, más aún si te dejaron la bibliografía.

3. Si la disciplina te cuesta, empieza con pequeñas acciones

Ventajas de Estudiar en Línea

 

Para ayudarte con el punto anterior, proponte tres acciones pequeñas y conviértelas en rutina. Por ejemplo, a nivel personal ponte la meta de hacer tu cama después de levantarte o lavar los trastes después de comer; luego, realiza estas actividades durante varios días. Te darás cuenta que las haces sin demasiado esfuerzo.

Con el estudio pasa lo mismo. No pretendas abarcar todo, ponte tres tareas que puedas cumplir en un día. Distribuye tus actividades de forma realista, si no, terminarás abrumado y sin saber qué hacer.

 

También te va a interesar: El éxito detrás de la educación en línea y a distancia en México

 

4. Revisa minuciosamente los contenidos de cada una de tus materias

Es más, si puedes, agrega el programa de actividades en tu agenda o en tu cuaderno de notas; el objetivo es que esté en un lugar visible para consultarlo y evitar el olvido de tareas. Es muy común olvidar las tareas sin un profesor que te recuerde qué es lo que debes hacer o para cuándo debes entregarlo.

5. Cuando la tarea te parezca demasiado compleja, divídela en varias

Tal es el caso de las investigaciones: debes destinar un tiempo a cada paso y, cuando haya que redactarla, tampoco lo harás en un día. Antes de desesperarte, piensa en cómo puedes dividir determinada tarea para que no se te haga tan pesada.

Con estas cinco claves, tu estudio en línea será más fácil y eficaz. Verás cómo tu esfuerzo tendrá la retribución adecuada.

Conoce más de nuestros programas académicos y estudia 100% en línea.